What if God interrupted our plans? What if the Holy Spirit took over? What if we lavished our affection and attention on Him above all other concerns?

Carta abierta al movimiento de oración y al movimiento profético

by Mike Bickle
1 month ago Uncategorized
English   Chinese   Korean   Spanish

Amados,

Nos encontramos en una encrucijada histórica. Les ruego que lean el contenido completo de esta carta con un espíritu de oración, ya que mi espíritu se encuentra sobrecogido con una urgencia poco común. Las oportunidades para que se den avivamientos y victorias espirituales se están dando a niveles casi imposibles de comprender y al mismo tiempo hay distracciones tóxicas y una pasividad que puede adormecer nuestras almas. La decadencia cultural está arrastrando a nuestros jóvenes al alcantarillado de la opresión y la perversión. La guerra contra los creyentes está incrementándose a medida que las naciones dan coletazos en la agonía de la crisis, los dolores de parto y la corrección política. Aun así, ¡tengo muchísima esperanza! Si nos apoyamos en Jesús, bajo sus términos, el avivamiento podría llegar más rápidamente que un incendio voraz cuando hay ráfagas de aire seco en el verano. Estos días son días verdaderamente históricos.

Sin embargo, para estar posicionados apropiadamente, debemos vernos cuidadosamente al espejo. Mucho de nuestro lenguaje carismático e «inspirador» se ha vuelto tanto anémico como insuficiente cuando consideramos la tormenta que se avecina. Las conferencias carismáticas han sido maravillosas e útiles por muchos años, pero ahora corren el riesgo de equivocarse por completo si no están alineadas profundamente con el susurro del Espíritu Santo. Cuando la «nube y la columna de fuego» interrumpen nuestro campamento para llevarnos a un nuevo territorio, debemos seguirles. Incluyo a nuestra propia conferencia anual de Onething en esta evaluación. Los tiempos y las temporadas cambian; si discernimos que el Espíritu Santo nos está guiando, tenemos que obedecer, aún si una interrupción es lo que se requiere.

Por eso es que estamos anunciando una corrección de rumbo tardía, pero crítica. Estamos derrumbando intencionalmente nuestros planes usuales. Estoy convencido de que estamos parados en el precipicio de una nueva era en el movimiento de oración, el movimiento profético y el misionero también. Quiero decir valientemente, pero con ternura: nuestra casa está incendiándose. Con esto me refiero a nuestra nación, a la Iglesia, y a la sociedad en general. No me conformo con esto, y ciertamente no hablo en tono criticón o de alardeo. Como pastor que ha de responder ante Dios, siento una carga de hablar la verdad que percibo. Así que déjenme ser más claro todavía. Por años ya, he dicho que se avecina una crisis. Ahora siento que debo decirlo de forma diferente: la crisis ya está aquí. Esto significa que los días y los años por delante tendrán un calibre de dificultad y complejidad diferente, mucho más que cualquier cosa que hayamos  experimentado en el pasado. Lo que ahora es normal no será como lo que era normal en los años ochentas o noventas. Será más desafiante de lo que la gente piensa, pero también las oportunidades del reino son más grandes de lo que podemos imaginar.

Nuestro equipo de liderazgo está tan sobrecogido por esta realidad que estamos literalmente «empezando de nuevo». A tres meses de nuestra conferencia—y eso que honestamente, ¡esto es terrible para el marketing!—estamos re-formateando Onething en torno a un llamado y un toque de trompeta al Cuerpo de Cristo: ¡se avecina un reinicio divino!

Una faceta de nuestro reinicio corporativo es que no vamos a resaltar el listado de conferencistas ni de equipos de adoración este año. En el pasado, con mucho entusiasmo hemos compartido el horario de nuestra reunión de cuatro días, y estoy agradecido con los excelentes amigos, maestros y líderes de adoración que han traído su unción y su profundo corazón hacia el Señor a nuestra conferencia.

Necesito decir claramente: nadie ha hecho nada malo. Aun así, cada vez más, siento que hemos dejado de dar en el blanco al depender más de marquesinas  brillantes que del Hombre con los ojos ardientes. Este año, estamos volviendo deliberadamente al misterio de la posibilidad. ¿Y si Dios interrumpiera nuestros planes? ¿Y si el Espíritu Santo tomara control? ¿Y si derramáramos nuestro afecto y atención en Aquel que está por sobre toda preocupación? ¿Y si nos consumiera otra vez la única cosa que importa (one thing en inglés)? Haremos nuestros planes alrededor de ese objetivo supremo, y nos arriesgaremos. En vez de exaltar personalidades humanas y voces famosas, deliberadamente estamos volviendo a centrarnos en torno a la realidad consumidora de Jesús, sus planes para el planeta tierra, y el hecho de que Él es dueño de esos cuatro días de diciembre. Si queremos todo lo que Dios puede darle al espíritu humano en estos tiempos de la historia, una experiencia de conferencia fugaz ya no puede ser suficiente.

Onething 2018 no será un festival cristiano diseñado para deslumbrarte. En vez de esto, estamos apartando estos cuatro días para celebrar una  asamblea sagrada para encontrarnos con Él a nuevas profundidades. Aunque estamos en la tierra, aspiramos a unirnos a los ángeles alrededor del trono.

Al entrar a nuestro 20avo año de ministerio día y noche al Señor, IHOPKC está en un período de re-alineación radical. Algo nuevo está por venir. Estoy anunciando esto por fe. Aunque solo lo vislumbramos en este momento, nuestro equipo quiere empezar a hablar públicamente de esto en diciembre. Probablemente desarrollemos y compartamos más durante el próximo año o dos, pero el cambio empieza ahora mismo.

Les urjo a que no se pierdan las señales que el Espíritu Santo le está dando a la Iglesia en esta hora. Estos días son días de transición intensa. Dios está hablando, pero su susurro demanda revelación y un enfoque único. Escoge voluntariamente ajustar la relación señal-ruido de tu vida. El movimiento global de oración está entrando a su fase crítica siguiente, yendo más allá del teatro de un evento hacia el deseo profundo del Padre para que la supremacía total de su Hijo sea conocida en las naciones y el deseo que tiene de levantar una familia muy unida en la que haya un amor y valor profundo, los unos por los otros. Si estás siendo movido a unirte a este incremento fresco de amor divino y percepción estratégica, creemos que la conferencia de este año es más que una ocurrencia anual, es una corrección de dirección esencial para el movimiento de oración en su totalidad. Le ruego a los creyentes en todo el mundo, pero particularmente en esta nación estadounidense, a unírsenos este diciembre del 28-31 en el centro de Kansas City.

Con urgencia, esperanza y confianza

Mike Bickle

 

www.ihopkc.org/onething

Mike Bickle

position

  • Director, IHOPKC
  • President, IHOPU

Mike Bickle is the director of the International House of Prayer, an evangelical missions organization based on 24/7 prayer with worship. He is also the founder of International House of Prayer University, which includes full-time ministry, music, and media schools.

Mike is the author of several books, including Growing in Prayer, Passion for Jesus, God’s Answer to the Growing CrisisGrowing in the Prophetic, and Prayers to Strengthen Your Inner Man. Mike’s teaching emphasizes growing in passion for Jesus through intimacy with God, doing evangelism and missions work from the place of night-and-day prayer, and the end times. Mike and his wife, Diane, have two married sons and five grandchildren.

Tell us what you think